ADAM SANDLER ES UNA PASADA DE ACTOR

Hustle
Fuente: Netflix

El actor que ha basado toda su carrera en el género de la comedia ha demostrado en los últimos años tener mucho más para dar.

Adam Sandler es una pasada de actor. Sí. El protagonista de la última película de Netflix, Hustle (2022), ha demostrado en los últimos años todo el repertorio que puede aportar a una película que no esté enmarcada en su género fetiche: la comedia.

Sandler se convirtió en uno de los actores mejor pagados del planeta gracias a sus películas de comedia. Cintas como 50 First Dates (2005), Click (2006), Pixels (2015) o más recientemente Murder Mystery (2019) fueron tremendos éxitos comerciales y Sandler ha hecho fortuna con ello. No es raro verlo en las listas de los 10 actores mejor pagados de Hollywood, codeándose con personalidades como The Rock, Mark Wahlberg o Leonardo DiCaprio.

De hecho, Adam Sandler en 2020 estuvo en el puesto número 9ª con 41 millones de dólares gracias ha convertirse en uno de los actores meojr pagados por Netflix.

Pero este éxito en la comedia siempre le ha traído feroces críticas por otro lado: a menudo lo denominan como mal actor. Es más, gran parte del público, que seguramente haya reído con varias de sus comedias, le lanzan hate. Sin embargo, en los últimos años Adam Sandler le ha dado la vuelta a la tortilla con dichas críticas.

Uncut Gems

UNCUT GEMS (2019)

Uncut Gems (2019). Los hermanos Safdie en la dirección. Una de las mejores películas de la década pasada. En esta película Adam Sandler demuestra que puede levantar una película tan angustiosa, trepidante y axfisiante como lo es Uncut Gems (Diamantes en Bruto en España). Una película donde maneja la tensión que vive el protagonista, un joyero judío de la Avenida de los Diamantes en Nueva York, que pasa los días viviendo al límite.

Un personaje adicto a la adrenalina, con una familia, esposa e hijos, que cada vez se hunde más por su ausencia y sus ganas, ansiosas ganas, de estar en otra parte. Un personaje que lidia con su matrimonio mientras se ve con su amante (espectacular papel de Julia Fox), que está metido en líos con la mafia, que promete el oro y el moro a gente muy peligrosa mientras se codea con jugadores de la NBA y trata de dar su golpe final.

Adam Sandler borda una de las mejores actuaciones -sino la mejor- de su carrera y de 2019. Tiene ese humor intrínseco y característico de él, refleja a la perfección ese pobre diablo que no puede parar de meterse en líos, y lo mejor de todo, hace que un cabronazo como Howard nos caiga simpático.

El final es brutal, un colofón gigantesco para una película a la altura de la reivindicación que estaba mostrando. Un buen guión, unos grandes directores y un actorazo.

Adam Sandler
Fuente: Netflix.

HUSTLE (2022)

Ya hemos hecho una crítica escrita de la película y puede que esto sea repetirse pero hay que añadir que en Hustle cambia el registro de su personaje, cambia el registro de su actuación, y aún así levanta la película a niveles realmente altos.

Sin Adam Sandler, esta película hubiera sido una más y aunque no descubre nada nuevo, provoca una vez más la reacción del espectador en querer ver más al protagonista. Queremos saber más de Stanley, queremos saber su pasado, ver su relación con Bo Cruz, su forma de ver la vida, de afrontar los problemas y los baches -a menudo con humor-. El carisma que desprende es auténtico, y eso es algo muy importante hoy en día.

Es probable que otra de sus grandes interpretaciones ya las dejó en 2002, en la cinta de Paul Thomas Anderson Punch-Drunk Love, pero no puedo hablar sin haberla visto.

Lo que si quiero rematar para terminar es que, a pesar de que un actor esté encasillado en un género de comedia -también le ocurrió a Jim Carrey– eso no quiere decir que sea mal actor. Es más, la comedia a menudo está muy infravalorada, y no es nada fácil hacer reír a una persona.

Adam Sandler. Una pasada de actor.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.